Logo 00

Nuestros vocales

En defensa de los derechos de todos los Fiscales. Cuatro años de intenso trabajo (primera parte).

Hace poco más de cuatro años, los candidatos al Consejo Fiscal por la Asociación de Fiscales pedimos el voto de la carrera para formar parte de nuestro órgano más representativo. Y la respuesta fue vuestro apoyo mayoritario, del que siempre os estaremos agradecidos. Con ese respaldo se reconocía el trabajo de los anteriores compañeros, y se renovaba la confianza en la Asociación de Fiscales.

Ahora os pedimos el voto para los candidatos de la AF al Consejo Fiscal. Y creemos que lo hacemos con el aval de estos cuatro años de intenso trabajo, en los que hemos tenido el enorme privilegio de representar a todos los Fiscales, y del que toca hacer balance.

Hemos ejercido nuestras funciones con dos Fiscales Generales del Estado muy distintos, en el fondo y en las formas. Con ambos hemos mantenido una postura firme y coherente en la defensa de los principios y valores de la AF. Y con ambos hemos tenido acuerdos y desacuerdos.

Ningún otro Consejo ha sido tan transparente como éste. Los acuerdos del Consejo se redactan por una comisión nombrada a tal efecto, gracias a la iniciativa de la AF. Y todos los informes  y acuerdos del Consejo están publicados en la página web www.fiscal.es. Más allá de estos cauces de comunicación “oficial”, los Vocales de la AF hemos cumplido nuestro compromiso de manteneros informados en todo momento de nuestra labor, con comunicados dirigidos a toda la carrera relativos a los debates acaecidos en todos y cada uno de los Consejos en los que hemos participado. Otros no lo han hecho. Como tampoco quisieron que se diera publicidad a las actas del Consejo, como propusimos los Vocales de la AF. En todo caso, creemos que ningún compañero podrá decir que no hayamos estado disponibles para todo aquél que haya querido ponerse en contacto con nosotros.

En este tiempo hemos tenido la oportunidad de ocuparnos de las cosas cotidianas de la carrera, que son las verdaderamente importantes. Entre otras muchas cosas, hemos exigido que la distribución de plazas se planifique conforme a datos objetivos; hemos resuelto discrepancias sobre los criterios de reparto de trabajo en algunas Fiscalías, o sobre algunas decisiones discutibles de avocación por parte de Fiscales Jefes, aplicando la normativa estatutaria vigente; hemos defendido que los criterios de productividad han de ser objeto de revisión, habiendo promovido la creación de una comisión que –confiamos- pueda empezar sus trabajos lo más pronto posible; hemos reivindicado una mayor y mejor formación, en la que se ha avanzado mucho en cantidad en estos cuatro años, pero que todavía debe mejorar en su formato y calidad; hemos reivindicado el papel que debe corresponder a los miembros del Ministerio Fiscal en los órganos de gestión de la MUGEJU; hemos impulsado la cobertura por comisión de servicios de plazas vacantes de segunda por parte de compañeros de la tercera categoría; hemos insistido en la regularidad de la convocatoria de concursos y propusimos los concursos “a resultas” que han permitido facilitar la movilidad de los compañeros que así lo deseaban; hemos exigido la dignidad en el ejercicio de nuestras funciones, sobre todo en materia retributiva (tras los recortes aplicados particularmente en las carreras judiciales y fiscal), de instalaciones y medios informáticos (con un verdadero intercambio de datos entre los sistemas de las distintas Comunidades Autónomas), pero también en el asunto de los desplazamientos para cumplir con nuestro trabajo (sobre todo tras las injustas decisiones adoptadas últimamente por el Ministerio de Justicia en este punto). Hemos venido reiterando en cada Consejo la necesidad de que el Ministerio de Justicia suscriba una póliza de responsabilidad civil para los Fiscales (aunque, mientras tanto, la AF ofrece esta posibilidad a toda la carrera), o que asuma el coste de la primera toga, o que facilite accesos inalámbricos a internet. Y creemos que es justo decir que gracias a nuestra insistencia se consiguió que el Ministerio de Justicia implantara el sistema de reconocimientos médicos como medida básica de prevención de riesgos laborales. Todo esto ha sido posible gracias a las distintas iniciativas de los Vocales de la AF. Que “no os vendan otra moto”.

También hemos sido muy críticos con el nuevo sistema de sustituciones, basado en una política de restricciones que no tiene en cuenta la situación real de muchas Fiscalías, ni la prudencia, generosidad y responsabilidad que ha mantenido la inmensa mayoría de Fiscales en materia de permisos y licencias. Y desde luego, nos parece que las licencias por maternidad deberían ser siempre cubiertas por Abogados Fiscales Sustitutos. En esta materia, sólo hay que leer nuestros informes y acuerdos. Sobran más palabras.

Somos conscientes de que el informe favorable emitido por el Consejo Fiscal para la separación de la carrera de un compañero en el marco de un expediente disciplinario ha sido objeto de mucha controversia. Desde el respeto que merecen todas las resoluciones judiciales, no podemos compartir una decisión que supone desconocer algunos principios básicos del funcionamiento del Ministerio Fiscal. En todo caso, la sentencia deja claro que no se ha producido indefensión material alguna en la tramitación del expediente, y que la actuación del Consejo fue ajustada a la normativa vigente. Lamentablemente, el carácter reservado de esta materia nos impide ofrecer más información sobre los hechos que se nos sometieron a nuestra consideración y que eran verdaderamente insólitos. Nosotros mantendremos ese compromiso de confidencialidad, aunque ello nos impida rebatir las insidias que se han transmitido por algunos que actúan como “pescadores en río revuelto”.

También se ha hecho una importante labor de informe sobre proyectos de textos normativos, algunos particularmente relevantes como los de la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial o de la Ley de Planta y Demarcación. Especialmente crítico fue el de la reforma del Código Penal, que supuestamente suprime las faltas, pero para convertirlas en delitos menos graves a tramitar conforme al Juicio de Faltas. De verdad que para este viaje no hacían falta alforjas…..

Como veréis, el Consejo es mucho más que los nombramientos, aunque los nombramientos sean importantes. En esta materia hemos mantenido el principio básico de la AF: hemos apoyado a los compañeros que, a nuestro juicio, estaban mejor capacitados para desempeñar un puesto de responsabilidad, en función de la plaza y de los concretos solicitantes, estudiando detenidamente los currículos y los planes de actuación, en su caso. Estar asociado no ha sido ningún mérito, pero tampoco un demérito. En breve os remitiremos el informe que estamos preparando sobre esta cuestión.

Y también hemos mirado al futuro. Para ello se ha elaborado un nuevo Libro Blanco del Ministerio Fiscal, en el que, partiendo del análisis de la situación actual, la carrera fiscal – a través de su órgano más representativo- ha formulado numerosas propuestas sobre lo que debería ser la institución de la que formamos parte. Pronto verá la luz este documento, que confiamos pueda desarrollarse en los próximos años.

Como confiamos que se lleve a cabo, de una vez, la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que sitúe al Ministerio Fiscal en la posición que le corresponde en el proceso penal, pero no a cualquier precio ni de cualquier forma. Para ello será también imprescindible un nuevo Estatuto Orgánico que refuerce la autonomía de la institución, que revise su organización y que establezca reglas claras de funcionamiento para garantizar que ningún Fiscal se sienta condicionado por otra cosa que no sea la propia Ley.

Este es el Ministerio Fiscal en el que creemos, y que hemos defendido durante estos últimos cuatro años. Las reformas que se anuncian convierten al Consejo Fiscal en un órgano útil y necesario, ahora más que nunca. Por eso os invitamos a participar en estas nuevas elecciones al único órgano verdaderamente representativo de la carrera fiscal. Que superemos los mensajes derrotistas de quienes sólo piensan que cuanto peor, mejor. Y os pedimos que volváis a confiar en la opción que tiene como única finalidad la defensa de los derechos e intereses profesionales de todos los Fiscales, y que lo hace con rigor, fortaleza y sensatez. Por eso os pedimos el voto para nuestros compañeros de la candidatura de la Asociación de Fiscales.

EN DEFENSA DE TODA LA CARRERA FISCAL, CUATRO AÑOS DE INTENSO TRABAJO (CONTINUACIÓN).

Como lo prometido es deuda, al menos para nosotros, aquí están los datos sobre los nombramientos desde el 2009 hasta el 2014.

Nuestro criterio , tal y como anunciamos, ha sido siempre el de mérito y capacidad para el puesto al que se optaba, examinando cada uno de los solicitantes sin importar la asociación a la que pertenecían, desde el respeto más escrupuloso al trabajo desempeñado por cada uno y las capacidades demostradas, tanto para nuevos nombramientos como para renovaciones, denunciando cuando las ha habido, presiones recibidas por algún candidato para que retirara su solicitud de forma inaceptable.

Como el trabajo ha sido nuestra idea fuerza en este recorrido de cuatro años, hemos sistematizado en una tabla todos los nombramientos que hemos tenido que afrontar. En ella están cada plaza, el candidato finalmente nombrado y número de apoyos de los vocales de la Asociación de Fiscales y los miembros natos. No hemos consignado en la tabla los apoyos de los vocales de la UPF por respeto a su posición contrapuesta a la nuestra en cuanto a transparencia se refiere. Hubiéramos querido hacer constar la afiliación del fiscal nombrado para cada puesto pero somos absolutamente respetuosos con la protección de datos y la intimidad de cada uno. Las estadísticas corresponden sin embargo con los datos reales que manejamos de nuestros asociados, con el único propósito de demostrar cuál ha sido nuestra postura , más allá de discursos electoralistas. Como ya os hemos dicho en el anterior resumen y a lo largo de todos los que hemos remitido durante estos cuatro años, la postura de los vocales de la UPF, por expresa exigencia suya, no se puede hacer pública. Que más nos hubiera gustado a nosotros que poder ser más explícitos y detallistas en los temas tratados. La lealtad institucional que nos exige el Reglamento del Consejo Fiscal y los acuerdos alcanzados y no alcanzados en el seno del Consejo, nos lo han impedido. Esperemos que los nuevos vocales electos sean más abiertos en este criterio de transparencia que defendemos para dar más fuerza al Consejo Fiscal. Los vocales de la UPF no quieren que se sepa a quien han apoyado. A nosotros no nos importa, creemos que es el ejercicio de transparencia que hemos defendido verbalmente y que hemos llevado a la práctica en la medida que nuestras obligaciones de reserva nos permiten.

Por eso en la tabla solo aparece nuestra postura.De todo ello, el programa Excel ha extraído unos porcentajes que a simple vista demuestran lo que os decimos: se ha apoyado en la mayoría de las ocasiones al más antiguo de los candidatos, se ha apoyado independientemente de la asociación. El Fiscal General del Estado, y os recuerdo que hemos estado con dos, ha nombrado en la mayoría de las ocasiones al candidato más apoyado por la Asociación, no es necesario que mencionemos aquí las escasas pero no por ello importantes excepciones en que esto no ha ocurrido.

Si no hemos apoyado renovaciones de Fiscales Jefes ha sido desde la perspectiva del trabajo desempeñado en los años anteriores, la opinión de la plantilla y la forma en que accedió a su puesto.

Esto no es un discurso electoralista, no hablamos ahora para las elecciones, venimos haciéndolo cuatro años, no nos presentamos ninguno de nosotros, seguimos cada uno en nuestro puesto de trabajo y no hemos cobrado nada por nuestro esfuerzo, ni en nuestras Fiscalías hemos recibido ningún trato de favor. No hacemos crítica destructiva, sino en todo caso constructiva, cuando no nos gusta algo, proponemos alternativas, trabajamos para construir no para destruir y respetamos las opiniones debatiéndolas siempre desde esa óptica. Nosotros no hacemos campaña contra nadie sino a favor de los nuestros. Los vocales de la UPF que han compartido con nosotros estos años han sido unos extraordinarios compañeros de viaje, hemos trabajado todos juntos, cada uno defendiendo su postura, pero siempre honestamente. Es fácil decir desde afuera que no se ha hecho nada, pero eso tiene un nombre: Demagogia , que solo sirve para los que no se interesan por nada más que por los titulares, no para Fiscales informados y responsables. La demagogia es peligrosa, sobretodo porque supone utilizar las palabras para manipular la información, casi siempre para obtener una ventaja personal y de los allegados, o a modo de revancha personal. Ahí no se nos puede ver a nosotros, nunca estaremos.

Gracias a todos por vuestro apoyo, queremos seguir trabajando con otras personas, otros compañeros, pero con los mismos principios y mejorando cada día con vuestras aportaciones y vuestra ayuda. 

Estos son los datos estadísticos: Datos estadísticos (formato PDF).