Asociación de Fiscales Asociación de Fiscales

La idea de dependencia del Ministerio Fiscal del Ejecutivo es falsa e irreal. Por Javier Rodenas.

Nunca nos ha importado que el reflejo de nuestro esfuerzo apareciera en un titular. Los focos -en ocasiones deslumbrantes- de la espuma de la actualidad informativa, siempre han multiplicado el brillo del atrevimiento y personal coraje del Juez Instructor.

Sucede, sin embargo, que nos estamos quedando a oscuras.

Diariamente se ensombrece nuestra función y se nos arroja al ruedo de la actualidad con la mancha inveraz de una dependencia respecto del Poder Ejecutivo.

Una cosa es no querer destacar otra muy distinta es tener que callar.

Esta visión fiscal-dependiente, se ha hecho más recurrente desde que años atrás se anunciara la posibilidad de convertir al Fiscal en el instructor de las causas penales superando el actual modelo de Juez instructor.

Pero lejos de producirse cambio alguno, vivimos un presente condenados por un futuro que no llega y, -que visto lo visto – puede que jamás suceda.

Debemos comprender que la meta política de cambiar el modelo de instrucción puede que sea una utopía, pero a veces, la grandeza no es alcanzar la meta sino el sacrificio por llegar hasta ella.

Entrada principal a la Fiscalía General del Estado

Entrada principal de la Fiscalía General del Estado, en Madrid.

ESFUERZO

Y nos hemos esforzado y sacrificado mucho:

La Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Las Fiscalías Especiales como son la Fiscalía Antidroga y la Fiscalía contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada.

Las Secciones especializadas creadas como la Sección contra la Violencia sobre la Mujer, con la activa y esencial intervención del Fiscal, en los procedimientos penales y civiles cuya competencia esté atribuida a los Juzgados de Violencia sobre la Mujer.

La Sección de Menores, la Sección de Medio Ambiente especializada en delitos relativos a la ordenación del territorio, la protección del patrimonio histórico, los recursos naturales y el medio ambiente, la protección de la flora, fauna y animales domésticos, y los incendios forestales.

La Sección de Delitos Económicos, Contra la Seguridad Vial, Siniestralidad Laboral, Criminalidad Informática, la Sección de Civil… Son un claro ejemplo de la efectiva consagración de la importante misión constitucional del Ministerio Fiscal: promover la acción de la justicia en su triple defensa de la legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del interés público.

Ha sido el continuado esfuerzo y sacrificio de cumplir ese mandato constitucional -desde la autonomía funcional del Poder Judicial en la que el Constituyente integró al Ministerio Público- lo que ha valido el reconocimiento unánime de la excelente contribución del Fiscal a una mejor consecución y gestión de la justicia y de su firme candidatura a superar el actual modelo de instrucción del proceso penal.

IMPARCIALES

Percibo que la palabra confianza (su falta) está devorando nuestra Carrera, le hace perder el equilibrio.

Se nos dice a golpe de titular que hemos perdido la apariencia de ser imparciales, se nos imagina pendientes -como en vilo permanente- por recibir “una llamada de Madrid” que nos diga lo que tenemos que hacer en una investigación penal.

Se nos ha condenado mediáticamente al suplicio de tener que demostrar la imparcialidad de nuestros actos.

Algo pasa, y sin duda alguna que tendremos nuestra cuota de culpa, cuando lo primero que se hace no es tanto criticar el contenido del dictamen sino indagar la pertenencia a una determinada asociación ( la que sea) como vehículo invalidante del contenido jurídico de lo escrito.

Se prioriza más la forma (bajo que siglas se ejercita un derecho fundamental) que el fondo (el contenido jurídico del dictamen) solo el mero hecho de que se busque la condición de fiscal asociado como filtro preventivo para quitar rigor y menospreciar un informe jurídico, lo dice todo.

Se nos desplazó hace mucho al arcén de la dependencia.

Es hora de poner algo de brillo a nuestra Carrera.

Es hora de ocupar el centro de la calzada de la imparcialidad.

Reconozco que mientras las coordenadas que marquen el rumbo de nuestra Carrera puedan ser interpretadas desde la óptica de la obediencia en lugar de la independencia, jamás alcanzaremos la meta, sólo el esfuerzo de luchar por ella.

Esta adversidad histórica de pugnar contra nuestro propio destino estatutario y reglamentario es la que debe cambiarse de inmediato, porque si caminamos con la inercia del pasado no lograremos ser ese Fiscal de futuro al que estamos, tarde o temprano, llamados a convertirnos.

PRINCIPIO DE JERARQUÍA

Pero igual de cierto es que nunca hemos sido capaces de explicar que el principio de jerarquía es la cuerda que sujeta con los lazos de la unidad de actuación la estructura del Ministerio Fiscal.

Es la cuerda que enlaza la garantía de que el Ministerio Público sea único y actúe como uno solo en cualquier parte del territorio nacional.

Y esta cuerda es lo suficientemente invulnerable para repeler cualquier injerencia –externa o interna- porque está hecha de un material inquebrantable: la Ley.

Porque está cosida con las manos de la imparcialidad que el Constituyente diseñó en nuestro ámbito de actuación proclamado en el artículo 124 de la Constitución Española.

Expliquemos que, aunque se quiera tensar la cuerda tirando de un extremo de ella por los miedos a un cambio de modelo de instrucción y de otro extremo por las injerencias, nuestros nudos, nuestros lazos constitucionales nos sujetan siempre y en todo caso a la imparcialidad y legalidad de nuestros actos.

Expliquemos que la terca persistencia de los titulares abonando la idea de dependencia del ejecutivo es falsa e irreal.

Es hora de recoger en nuestra Carrera los frutos de tanto esfuerzo callado, no es momento de agachar la cabeza, es tiempo de llamar a las cosas por su nombre y también quiso la Constitución que los fiscales fueran llamados desde la imparcialidad y legalidad.

La posibilidad de ordenar está condicionada a la voluntad de la Ley.

Y podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que no hay sujeto más independiente que el que precisamente está llamado por el Constituyente a promover la acción de la justicia en su defensa.

Fuente: ConfiLegal

Javier Ródenas Molina

por Javier Ródenas Molina | 01 Octubre, 2018

Fiscal decano de Medio Ambiente de la Fiscalía Provincial de Las Palmas de Gran Canaria.

Es miembro de la Asociación de Fiscales